Decídete a vivir

El expresionista

Decisión

Se le veía cansado, abatido, con una mirada que se arrastraba por el suelo dejando el rastro de desilusión. La había perdido de vista, no podía ya verla porque ella estaba lejos. La sociedad, los paradigmas y el susurro incesante del miedo, robaron su alma, esclavizaron su voluntad. “No sé, que tal si fallo. O peor aún, que tal si a los demás les parece absurdo”. Este era el lema que estaba esculpido en su voz, la pesadez de una negatividad incesante. Ella se había ido alejando justo por esa falta de ganas que el hombre tenía para vivirla. Se había cansado de dormir siempre en los pensamientos rotos y el anhelo desfallecido de aquel pobre hombre que no se decidía a ir por ella. Llego el momento en el que ella estaba tan lejos que se le podía ver moribundo por los días, únicamente dejándose arrastrar por el…

Ver la entrada original 205 palabras más

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s